miércoles, mayo 18, 2005

No se como titularlo...

Me ha pasado una cosa curiosa, me mandaron buscar un libro de Oscar Wilde, era "El Pescador y su Alma". La cuestión es que lo leí (no es lo curioso...que yo leo joder), era muy cortito, nada mas que 20 páginas pero con bastante buen contenido. Bueno, la cuestión es que el libro trata de como un pescador se enamora de una sirena y ella le dice que si quiere estar con ella debe renunciar a su alma. El hombre consigue renunciar a su alma (Oscar Wilde trata al alma como otro individuo) y esta se va a conocer mundo, eso si sin el corazon del pescador ya que este le necesita para amar a su sirenita (¿que bonito verdad?). El Alma regresa cada año a la orilla del mar para relatarle al pescador lo que ha vivido y lo que ha conseguido ella sola por ahi, aparte de relatarselo le tienta para que vuelva con el al mundo y abandone a su sirena. La primera vez que le tentó para salir del mar fue con la sabiduría, ella había conseguido toda la sabiduría del planeta. Ahi pensé yo...el tio este es tonto por no aceptarla, pero el pescador no la aceptó porque decía que el amor es mejor. Y yo acto seguido pensé: ¿que clase de persona soy que prefiere la sabiduría al amor?
Luego comentando el libro con el que me dijo que lo buscara me dijo que a mi me veía en un futuro como un iluminao de esos.... un mistico, algo en plan cura (ahi ya me dije que tenía que cambiar XD) de los que busca el conocimiento. Y ahora me pregunto ¿que cojones voy a ser yo alguien que busca la sabiduria si el proceso mental mas complicado que tengo cada día es si me voy a echar la siesta o no?

1 comentarios:

Manu Clavijo dijo...

¿Tan malo es ser cura?

Yo he tratado con bastantes y he encontrado en ellos mucha entrega generosa.